Dar lecciones de cocina casera

Dar lecciones de cocina casera

Masterchef, Top Chef, Una cena casi perfecta… Como habrás comprendido, a los franceses les encanta cocinar buenos platillos y los particulares logran hacer preparaciones dignas de los mejores restaurantes con estrellas.

Algunos de ellos incluso intentan convertirlo en su profesión y empezar como chef casero .

¡Probablemente hayas notado que cocinar está de moda! Desde el establecimiento del estatus de autónomos, cada vez son más los cocineros, pero también los particulares que hacen su negocio y su número va en aumento. Una auténtica revolución en este campo de actividad antes reservado a los profesionales.

Más que un efecto pasajero, la cocina casera responde a una demanda real y cualquiera que se embarque en este camino y domine el tema tiene todas las posibilidades de éxito. ¡Una zona que, por tanto, no está experimentando la crisis!

¿Para quién son los cocineros caseros?

Parece lógico, pero lo primero para convertirse en cocinero casero es amar cocinar y encontrar una verdadera fuente de satisfacción.

Efectivamente, ser cordon bleu es un hecho, pero poder transmitir tu pasión es otra. Tus clientes necesitarán un profesional que les enseñe técnicas, pero que también les dé ganas de cocinar. Su actitud profesional y su pedagogía, por lo tanto, jugarán un papel importante en su éxito.

¿Dónde dar lecciones de cocina?

Hay dos opciones disponibles para ti. Puedes, por un lado, dar tus lecciones de cocina desde tu casa, si tienes el equipo y el espacio necesarios para hacerlo.

Por otro lado, puedes acudir a las casas de tus clientes. El cliente que estará en su entorno puede sentirse más cómodo tomando su curso. En este caso, tienes la opción de traer tu propio equipo y algunos ingredientes básicos.

Define tu especialidad

Verrines, cupcakes, japoneses, tradicionales… ¡Las especialidades culinarias son ilimitadas!

Para empezar, te aconsejamos que te enfoques en la temática que mejor domines, porque es muy difícil conocer todos los aspectos de la cocina.

Luego puede ofrecer lecciones de macaron en casa, enseñar a sus clientes cómo hacer sushi o incluso preparar un plato en salsa. Es el dominio de su especialidad lo que marcará la diferencia y le permitirá darse a conocer. ¡Depende de usted determinar qué le gusta hacer y qué sabe hacer mejor!

¿Qué diplomas?

Para dar lecciones de cocina, no se requiere un diploma, incluso si un CAP de cocina puede ser útil para usted y brindarle una base sólida.

Después de eso, son sus habilidades personales las que marcarán la diferencia o no. Porque los clientes son exigentes y no se contentarán con aprender la receta de la pasta gruyère. Lo que se necesita es poder ofrecer menús buenos, pero también bonitos. El sentido de la estética y una buena dosis de creatividad son, por tanto, puntos imprescindibles para seducir a tus clientes.

La reglamentación

Si cocinas en casa de tu cliente, debes respetar las normas de higiene y la cadena de frío. Como medida de precaución, le recomendamos que conserve las etiquetas de los productos utilizados y las facturas de compra. En caso de problemas de salud, la trazabilidad se puede realizar con mayor facilidad.